(0034) 666 500 705 Fijo (0034) 956 236 583

Una de los espectaculos naturales más impresionantes que puedes observar si decides pasar unos días en nuestras casas rurales de Tarifa, es el avistamiento de aves que pasan por el estrecho a Africa o regresan de pasar el invierno en las tierras cálidas.

Hay una serie de puntos estratégicos, algunos habilitados como observatorios de aves, que facilitan el avistamiento de los bandos de aves en migración. La idoneidad de unos u otros de estos puntos de observación depende de la época del año, de las condiciones meteorológicas y de la fuerza y dirección del viento. Hay que tener en cuenta que cigüeñas y rapaces, aves planeadoras que forman los grupos más espectaculares, necesitan aguardar a que las condiciones del viento sean las más favorables para el vuelo a vela, por lo que suelen concentrarse en zonas favorables a la espera de la situación óptima para emprender la travesía.

ciguenuela_comunLa carretera N-340 permite el acceso en vehículo a algunos de estos puntos de observación, que pueden ser sucesivamente visitados en un mismo día, saliendo de Tarifa en dirección a Algeciras, según el siguiente plan de ruta.

Cazalla. Aquí se situó en su momento la primera central eólica de Andalucía, de carácter experimental. La entrada a este observatorio se encuentra en el punto kilométrico 87 de la N-340, a mano izquierda, aunque resulta algo complicada de localizar por encontrarse en una curva cerrada. Una pista asfaltada conduce a este lugar, ideal para avistar todas las especies planeadoras típicas mientras sobrevuelan el entorno de Tarifa. Es un observatorio adecuado tanto para el paso primaveral como para el otoñal, sobre todo con vientos de levante.

El Algarrobo. Habilitado como observatorio de aves, permite otear la bahía de Algeciras y el Peñón de Gibraltar. Lo mejor para acceder a él es hacer un cambio de sentido en algún punto apropiado y, una vez orientado el vehículo en dirección a Tarifa, entrar por un camino señalizado, a mano derecha, que parte del punto kilométrico 99,1 de la N-340. Resulta idóneo durante la migración otoñal con vientos de poniente, tanto para cigüeñas y rapaces como para aves no planeadoras como vencejos, golondrinas y abejarucos.

Punta Carnero. Se accede a este enclave desde la carretera que parte justo antes del punto kilométrico 102 de la N-340, en un cruce con semáforo, en dirección al pueblo de Getares y al faro de Punta Carnero. En el propio aparcamiento del faro, y también 100 metros más allá, en una pequeña explanada junto a la carretera en dirección a Punta Secreta, hay excelentes puntos de observación. Cuando sopla el poniente, es un buen lugar para el paso primaveral, y por encontrarse junto a la costa permite observar aves en vuelo bajo.

La playa de los Lances. Es recomendable pasear por Los Lances, una larguísima playa arenosa a la que se accede desde el campo de fútbol de Tarifa, y también desde accesos señalizados en los puntos kilométricos 79,9, 80,4 y 82,1 de la N-340. En estos extensos arenales crían el chorlitejo patinegro, reposan durante todo el año varias especies de gaviotas, incluida la de Audouin, y se puede detectar un buen paso migratorio de paseriformes. También pueden observarse limícolas en los  encharcamientos temporales que se forman en las desembocaduras de los ríos Jara y de La Vega. En invierno, sobre todo tras los temporales, se pueden avistar igualmente aves marinas.

La Janda. La superficie que ocupaba la mítica laguna de La Janda, desecada en los años sesenta, sigue teniendo especial importancia ornitológica. Aunque hoy en día está ocupada por cultivos agrícolas, pastizales para el ganado vacuno y parques eólicos, se sigue inundando parcialmente en años con mucha lluvia. Se trata de un área de campeo de águila imperial ibérica y de águila-azor perdicera y, en paso migratorio, recalan grandes flujos de cigüeñas blancas y negras y rapaces. En la zona inverna una pequeña población de grulla común.


Los Alcornocales y Grazalema
. Al norte del estrecho de Gibraltar se extienden los Parques Naturales de Los Alcornocales y de la sierra de Grazalema. El primero de estos espacios protegidos alberga la mayor extensión de alcornocal de la Península Ibérica, mientras que el segundo contiene algunos de los mejores bosques de pinsapo, una especie de abeto exclusiva de Andalucía y del norte de Marruecos. Ambos parques están habitados por interesantes comunidades de rapaces rupícolas y de paseriformes forestales, y Los Alcornocales tiene la singularidad de albergar al muy raro vencejo cafre.
Translate »